Ermita y Cofradía de santa María Egipcíaca

ERMITA

Según los distintos inventarios de 1635, 1648, y 1733, entre los bienes de la iglesia de Santa María, estaba la ermita de Santa María Egipcíaca, que siempre ha estado rodeada de un cierto misterio, pues se ha dudado de su existencia y del lugar exacto de su ubicación. El primer documento que he encontrado hablando de su existencia es el libro de difuntos de Santa María, años 1565-1635, donde en el testamento de Catalina Gil Campa, de 1567, refiere entre otras cosas lo que sigue:

“Mando a la iglesia de Santa María un real y a Santa Catalina otro, a la ermita de Santa María Egipcíaca medio real y a San Miguel de la Aldehuela otro real”.

La ermita estaba situada en el sitio del baño, es decir al lado de la bóveda que cubre la terma romana, donde se sitúa hoy la exposición museística. Así nos lo refleja el cirujano de Baños de la parte de Montemayor de 1764, Manuel Hernández de Aguilar cuando hace referencia de su sitio exacto para el libro que sobre fuentes minerales de España estaba elaborando Gómez de Bedoya:

“…junto a dicha bóveda hay una hermita dedicada a Santa María Egypcíaca, sobre cuya puerta principal se ve una piedra llena de letras, que el tiempo ha consumido, y solo se leen las primeras, que dicen claramente pelajus.”

Espacio donde se encontraba la ermita

Asimismo, en el Archivo Parroquial de Baños, en el libro de visitas de la iglesia de Santa María, nos muestra en su inventario efectuado en 1733, la ubicación y sus bienes.

“Ermita y cofradía de Santa María Egipcíaca, en el sitio del Baño, con su altar, sin retablo y en él, la imagen de dicha santa con su manto de raso y camisa de tafetán. También tiene unos manteles en dicho altar, dos bujías medianas y una lámpara pequeña de metal”.

También hay datos de reformas efectuadas en esta ermita debido a su mal estado causado por los rigores climáticos.

“Mandamos se arregle la ermita de Santa María Egipcíaca, pues está para caerse por todas las lluvias caídas en los últimos tiempos”

Demostrada claramente su existencia y ubicación exacta, no sabemos por el contrario la fecha en que dejó de estar operativa.

COFRADÍA

Existía una cofradía dedicada a Santa María Egipcíaca, y los cofrades se reunían el 25 de marzo en la iglesia de Santa María para juntarse en cabildo y así nombrar mayordomo y alcalde para ese año. Se aprobaron las Ordenanzas de la cofradía en la ciudad de Coria el 26 de marzo de 1611, por parte del provisor y vicario general del Obispado de Coria, el licenciado Juan de Utrera previa autorización del Obispo Pedro Carvajal Girón de Loaysa (1604-1621).

Folio 1rº de las Ordenanzas

Ordenanzas santa María Egipcíaca, 1611

Entre las obligaciones tanto de los mayordomos, alcaldes y cofrades destacamos las siguientes:

– Para entrar como cofrade debía pagarse trescientos maravedíes si era hijo de cofrade y si no lo era, quinientos.

– En caso de muerte de algún cofrade, así como su mujer, hermano o hijo, previo toque de tres golpes de campana, los demás debían acompañarle hasta la iglesia donde fuera enterrado llevando velas encendidas, haciendo vigilia de tres lecciones. Además, debían decir una misa por el difunto a costa de cada uno de los cofrades dentro de los treinta días siguientes a su muerte y entregar cédula de que dicha misa era saldada.

– El día de Santa María Egipcíaca se decía misa con diáconos, vigilia y procesión, pagando al cura de Santa María cinco reales y al sacristán dos, encendiendo la cera a costa de los cofrades.

– El alcalde de dicha cofradía tenía entre otras la función de controlar a los cofrades que faltaran a los entierros, misas, vísperas o procesiones, poniendo penas pecuniarias a quien así lo hiciera, así como evitar las riñas y peleas entre cofrades.

– Si un cofrade se ausentaba más de dos años del pueblo, se le daba de baja como tal.

El no cumplimiento de los preceptos de las Ordenanzas de esta Cofradía, era castigado con penas pecuniarias que variaban de cantidad según la gravedad de las mismas.

Transcripción

Falta la primera hoja.

fol 1rº

El cuerpo del tal difunto desde las puertas de la morada de tal difunto hasta la yglesia donde ubiere de se enterrar y llevar las belas de la dicha confradía ençendidas hasta la dicha yglesia y las maten en entrando en ella y se las tengan en las manos hasta que el tal difunto aya de ser enterrado y entonzes las buelvan a zender y estar junto a la sepultura hasta que sea enterrado el cuerpo presente so pena que el que faltare pague de pena un quarterón de çera.

Yten ordenamos e mandamos que los dichos nuestros hermanos prinzipalmente los que el nuestro alcalde nonbrare sean obligados asir de las andas del tal difunto y ermano y llevalle hasta la yglesia donde fuere parrochiano so pena quel que lo contrario hiçiere mandándoselo según es dicho pague de pena medio real.

Yten ordenamos e mandamos que quando falleziere algún confrade ermano nuestro que cada uno de los nuestros hermanos sea obligado a dezir una misa por el tal difunto a su costa dentro de treinta días y traer çédula de como está dicha y darla al mayordomo //

fol 1vº

que fuere de la dicha confradía so pena que si asi no lo hiçiere dentro del dicho término pague un real de pena e que tal mayordomo sea obligado a guardar las tales çédulas para dar quenta como se diçen las dichas misas.

Yten ordenamos y mandamos que quando falleziere la muger de algún confrade nuestro, hermano o hijos como dichos confrades sean obligados a ir con la cera aconpañando el cuerpo del tal difunto hasta la yglesia donde fuere parrochiano y asistir a los ofiçios que se hiçieren como dicho es so pena de medio real el que lo contrario hiçiere y esto se entienda de enterrar los hijos e mugeres desta dicha confradía quando los hijos estubieren en poder de los padres e las mugeres si quedaren biudas y no se casen segunda vez con honbre que no sea confrade desta dicha confradía.

Yten ordenamos quel día de Santa María Egipcíaca se diga misa con diáconos i si ubiere saçerdotes confrades se bistan sin ………..de servir ofiçios en la confradía i si no ubiere saçerdote confrade se de a cada uno un real; al señor cura de Santa María zinco reales por misa vigilia i prozesión y al sacristán dos reales.

fol 2 rº

Yten ordenamos e mandamos que si alguna muger biuda que aya sido casada con algún hermano nuestro sea enterrada con esta nuestra confradía y los confrades sean obligados a llevar la zera y se diga una bigilia a costa de nuestra confradía y el mayordomo pague los derechos conforme se pagan las demás vigilias y esto se a de entender si la tal muger no a sido casada segunda vez con honbre que no sea confrad y ermano nuestro.

Yten ordenamos que cada un año el día de nuestra señora de la Encarnazión que cae a veinte y çinco de marzo sean obligados a se juntar a cabildo en la yglesia de señora Santa María se trate lo que conviene haçer para el día de Santa María Egipçíaca e para nonbrar mayordomo y alcalde para el año siguiente y el mayordomo que ansi fuere sea obligado a tocar la canpana mayor y dar tres golpes de la yglesia de señora Santa María la bíspera del tal día que se ubiere de haçer el cabildo y el día en amaneziendo ni más ni menos questo baste //

fol 2 vº

por señal para que los confrades al dicho cabildo acudan y si el dicho mayordomo fuere negligente en lo que dicho es pague un real de pena y el confrad que faltare del dicho cabildo pague de pena medio real.

Otrosi ordenamos e mandamos que el alcalde que fuere desta nuestra confradía sea obligado a saver los confrades que faltaren ansi el cabildo como a los entierros e misas e bísperas e prozesión y si a lo dicho faltaren paguen de pena lo questá declarado y se cargue al maiordomo que ansi fuere cada un año o si el nuestro alcalde fuere negligente en haçer lo que dicho es, sea obligado a pagar a la dicha confradía las dichas penas que por su descuido quedan cargadas al mayordomo e para que aya buena quenta en esta nuestra confradía y ermandad se nombre un escribano quando y se nonbraren los demás ofiçios //

 fol 3 rº

  y que el escribano haga libro de gasto y resçibo para que el mayordomo de quenta del.

Yten ordenamos e mandamos que si algún ermano nuestro se ausentare y no residiere en este lugar por espaçio de dos años que no sea nonbrado confrad.

Otrosi deçimos y mandamos que qualquiera de nuestros hermanos de esta nuestra confradía que falleziese, le diga un bigilia de tres liziones y todos los confrades asistan a ella y ençiendan las belas al responso de la dicha vigilia y el que faltare pague de pena medio real.

Otrosi ordenamos e mandamos que si algún hermano falleçiese, el mayordomo que ansi fuere de la dicha nuestra confradía sea //

fol 3 vº

obligado a haçer señal para la canpana dando tres golpes como dicho es la qual señal sin del tal ermano e confrade fuere parrochiano y que esto baste por señal y el que faltare pague la pena que por estas ordenanzas ba declarado.

Otrosi ordenamos e mandamos que el día de la vien abenturada Santa María Egipcíaca a la misa mayor sean obligados los nuestros hermanos a ençender la zera de Evangelio así ni más ni menos a la quando el saçerdote entrare en el ofiçio dibino e así ni más ni menos a las bísperas a la magnifica se encienda la dicha çera que se entiende de la bíspera de Santa María Egipçíaca y el día en su prozesión.

Yten ordenamos e mandamos que qualquiera confrad que entrare en esta confradía pague de //

fol 4 rº

entrada tresçientos maravedis si fuere hijo de confrad y si no lo fuere pague quinientos maravedis.

Otrosi ordenamos e mandamos que si entre los dichos nuestros hermanos confrades ubieren algunas enemistades e reñidos sea obligado el hermano que lo supiere a manifestarlo al alcalde de la dicha confradía so pena de un quarterón de zera y el nuestro alcalde sea obligado a les hazer amigos y si no se quisieren ser sean salidos de nuestra confradía y ermandad

Otrosi ordenamos e mandamos e pedimos e suplicamos a su santidad el servidor por obispo de nuestro Obispado de Coria y al Sr. Provisor en su nombre apruebe y confirme a las //

 fol 4 vº

    hordenanzas de la dicha confradía pues es para honra y serviçio de Dios.

Otrosi ordenamos que el alcalde que fuere de la dicha confradía en  cada un año  sea obligado el día de la vien aventurada Santa María Egipçíaca de tener cuidado quande estaren en la misa mayor la ymagen de Santa María Egipçíaca, adereçada y linpia y puesta en las misas que ubiere dezir para la prozesión que de  antiguamente se hace el dicho día de señora Santa María Egipçíaca y nombre ermanos los que al dicho alcalde paresçiere que conbiene que la lleven por la dicha prozesión lo qual cunplan los unos y los otros so pena de media libra de zera y se encargue el mayordomo de la cobrar.

El lizenciado Juan de Utrera provisor //

 fol 5rº

e vicario general que es todo este obispado de Coria por su santidad Pedro de Carbajal Obispo de este Obispado del Consejo de su magestad que abiendo visto estas ordenanzas fechas y ordenadas por los alcaldes y mayordomos y demás hermanos de la confradía de Santa María Egipçíaca del lugar de Baños desta dióçesis escriptas en estas seis foxas con esta.

 Por la presente en quanto a lugar de devoçión las aprovamos y mandamos se guarden cunplan y executen según como en ellas se contienen con que las quentas de la dicha confradía se tomen por este tribunal a visita desde este Obispado, data en la çiudad de Coria a 26 de março de mil y seisçientos e onze años.

El lizenciado                           Por mandado de su santidad

4 comentarios sobre “Ermita y Cofradía de santa María Egipcíaca

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑