Elaboración de un árbol genealógico

Un árbol genealógico es una representación gráfica en la que se muestran los antepasados de una persona y sus descendientes, en una formación física organizada y sistemática. Puede ser ascendiente, exponiendo los antepasados de una persona, o descendiente exponiendo todos los descendientes.

Para la creación de un árbol genealógico se necesita, en primer lugar, buscar los datos de nuestros antepasados y luego trasladarlos a un papel o programa informático que nos permita hacer una buena sistematización de los mismos. Para ello hay que contar con la memoria viva familiar que nos transmiten nuestros padres y abuelos y sobre todo las fuentes de las que emana la investigación genealógica: los archivos parroquiales y civiles.

 Los registros parroquiales, aunque fueron creados por la Iglesia para sus fines, pronto adquirieron fuerza probatoria para acreditar la filiación en el ámbito civil por lo que hubo especial interés no solo desde dentro de la institución sino entre la propia población para que fuesen anotados convenientemente.

Muchos de los fondos parroquiales han sobrevivido desde su creación, pero otras muchas parroquias sufrieron catástrofes naturales, incendios y también daños intencionados, especialmente durante la guerra de la Independencia y a lo largo de la década de 1930, tanto por los asaltos durante el periodo de la Segunda República como por el devenir de la Guerra Civil.

En el caso de Baños de Montemayor, tenemos la suerte que los archivos parroquiales no sufrieron ninguna de las anteriores catástrofes. Aunque estuvo separado en dos jurisdicciones y dos diócesis durante mucho tiempo de su historia, se conservan los libros parroquiales de ambas iglesias desde su creación hasta la actualidad.

Los primeros libros registrados en la parroquia de santa María de Baños son los de bautizados que empiezan en octubre de 1566. El libro de matrimonios empieza en 1567 pero el primer registro que se puede leer al estar deteriorado el libro es de agosto de 1568. El libro de defunciones empieza en julio de 1565.

Por su parte en la parroquia de santa Catalina aparecen más tarde tales registros, sin saber exactamente las causas (puede que por posible extravío de los primeros datos), así el libro de bautizados empieza en julio de 1587, el de matrimonios en diciembre de 1587 y el de defunciones en mayo de 1602. 

El documento más antiguo que se conserva en este pueblo es la partida de defunción del beneficiado de santa María, Bartolomé Romero que fue enterrado en 29 de Julio de 1565.

En paralelo a los registros parroquiales nacen en el siglo XIX los registros civiles, un empeño de los liberales para conseguir que el Estado tomase el control de los registros básicos de la población. Debido a la inestabilidad política se sucedieron diversos proyectos, los de 1822 y 1835 fallidos, comenzando en 1841 un registro civil que se mantuvo hasta 1870 en que fue reemplazado por el actual, aún vigente.

Creados a imagen y semejanza de los mantenidos por la Iglesia, los registros civiles establecen la anotación de nacimientos, matrimonios y defunciones, independientemente de la condición religiosa de los sujetos. Coincidió, no casualmente, la creación del actual registro civil con la fugaz figura del matrimonio civil (vigente entre 1870-1875, no restaurado hasta 1931).

El registro iniciado en 1871 podemos decir que, salvo en contadas excepciones, se conserva íntegro en todos los municipios.

El comienzo de la sistematización con los registros de los apellidos, también da lugar al problema de la grafía, es decir cómo se “escribía el apellido” en el hecho, por ejemplo, de que un apellido plural se singularice (Quinteros por Quintero), o que al llevarlo una mujer se le de forma femenina al apellido (Corchona en vez de Corchón, Baja en vez de Bajo, Campa en vez de Campo etc.). Asimismo, aparece la “castellanización” de los apellidos, lo cual no es exclusivo de Baños, ni de España, sino de América o Europa, pues cada país modificó a su arbitrio y a la calidad de sus escribanos o párrocos, los apellidos provenientes de fuera de sus fronteras. Así el apellido Harguindey en su origen francés era “Harguindèguy”.

En otros casos un apellido puede cambiarse en su terminación por error u omisión en los registros, tanto parroquiales como civiles. Es un ejemplo el apellido “Castelani” que en determinados años aparece como “Castelar”. El problema de estos errores gráficos es que para poder volver a tener el apellido original debe haber “auto” del juzgado pertinente.

Algunos de los vecinos de Baños que viajaron a América sufrieron cambios en los apellidos con agregación del sitio de origen. Así cuando Juan Gómez, vecino bañense, pasó a las Indias se le añadió el apellido “Castellano”, pues procedía de Castilla, por lo que, en su testamento de 1642, aparece con el apellido “Gómez Castellano”, cuando en realidad se llamaba Juan Gómez García.

En el caso de los apellidos compuestos su objeto era simplificarlos o acortarlos, esto ocurrió de forma masiva después de 1800 en España. En Baños de Montemayor los apellidos compuestos se mantienen en su mayoría hasta mediados del siglo XIX, siendo ya muy pocos los que se conservan con la aparición del registro civil en 1871.

Estudio genealógico de los apellidos de Baños de Montemayor

Ha sido una suerte poder contar para este estudio con los libros parroquiales y civiles, censos civiles y parroquiales, memorias pías y censos «al quitar» (préstamos de la iglesia), protocolos notariales etc., que, más o menos bien conservados, me han permitido recopilar los datos que he plasmado en este trabajo. Sin olvidarme de la documentación que no aparece en los registros y que los vecinos, amablemente, me han ido dando, cada vez que lo he requerido.

Árbol descendente

 Es el tipo de árbol genealógico usado en este trabajo de más de 155 árboles genealógicos realizados, pues lo que he querido reflejar es la descendencia del primer miembro de cada familia que aparece por vez primera en los registros y documentos estudiados. Parte de un antepasado y va mostrando uno por uno a todos los descendientes directos de esta persona. Se va eliminando a quienes dejan de llevar el apellido, para mantener en el árbol a los que lo transmiten a las generaciones futuras- aunque hoy pueda parecer injusto, es normal pues por razones de espacio ha de limitarse a los portadores del apellido en línea directa-. El árbol descendente es la más clara interpretación de lo que significa “linaje”. (o línea de sangre).

Dentro de este tipo de árbol he usado dos modalidades gráficas, uno en forma de abanico donde se representa a la pareja principal o ascendiente y va formando un dibujo como bien se expresa con esa forma, con todas las generaciones. Este lo he utilizado sobre todo para aquellos apellidos con un gran número de miembros.

Arbol genealógico en abanico

El otro modelo es vertical, que al igual que el anterior va formando todas las generaciones, pero con un gráfico distinto. La diferencia entre uno y otro aparte de la apariencia visual es que en el vertical aparecen más datos que en el de abanico.

Árbol genealógico en vertical

Complejidad en la elaboración de un árbol genealógico

 En cada uno de los árboles confeccionados en el estudio de los apellidos de Baños, he querido poner el nombre y los dos apellidos, desde su origen o llegada a Baños por parte de sus ancestros, para su mejor comprensión, pues en la mayoría de los árboles aparecen varios miembros de la familia con el mismo nombre y primer apellido, por lo que pongo el segundo para diferenciarlos, aunque en los siglos XVI a XVIII, es normal que vaya solo el del padre o de la madre.

Hay apellidos que vienen por línea materna, es decir, que, si un matrimonio deja la descendencia del apellido normalmente con el primer apellido del padre, en varios casos, los hijos llevan como primer apellido el de la madre y luego lo transmiten a toda su descendencia: De Oviedo, Del Vado, Flores-Rengifo, Hernández de Dios, Hernández de Mateo, Romero, etc.

En algunos apellidos añado el lugar de procedencia o el apodo para que se distinga de los demás. Esto era común por parte de los párrocos para distinguir unas familias de otras.

En algunos árboles también he rellenado información que he recogido de libros parroquiales de otros pueblos porque es interesante para la familia en cuestión, aunque no sean de los registros de Baños.

Existe una gran complejidad a la hora de definir exactamente la descendencia, pues hay miembros de una misma familia que tienen apellidos distintos, algunos llevan el del padre, otros el de la madre e incluso alguno el de los abuelos.

Otro problema que me he encontrado es que a partir de 1970 deja de estar operativa la iglesia de santa Catalina al morir su párroco, pero el de la iglesia de santa María continuó anotando hasta 1980 en los libros de santa Catalina bautizos, matrimonios y defunciones de aquellos feligreses que pertenecían anteriormente a dicha parroquia. En los árboles genealógicos y reportes pueden aparecer anotaciones, sobre todo matrimonios, ubicadas en santa Catalina y que realmente fueron celebrados en santa María. He mantenido esta situación porque para la elaboración de los mismos me baso en los registros que aparecen en los libros parroquiales de ambas iglesias y también para que futuros investigadores tengan la referencia exacta de los datos.

Procedencia de los apellidos de Baños de Montemayor

Baños de Montemayor

Alindado, Bajo, Bajo 1, Barroso, Campo, De la Mata, De la Renta, De Lomo, De Lomo 1, De Lomo 2, De Oviedo, Del Vado, Domínguez, Esteban, Flores, García (García de Aguilar-García de Santos), García-Bajo, García-Prieto, García-Ramos, Gil-Labrador, Gómez, Gómez 1, González, González de Dios, González de la Torre, González-Rey, Gunilla, Hernández de Dios, Hernández de Mateo, Hernández del Chorrillo, Hernández-García, Hernández-Sevillano, Iglesia-Muñoz, Mandado, Martín, Martín de la Torre, Martín del Abrigo, Martín-Berrozano, Martín-Colmenar, Martín-Regidor, Muñoz-Herrero, Regidor, Regidor-Flores, Regidor-Mayo, Regidor-Perlaico, Rico, Romero, Sánchez, Sánchez de la Iglesia, Sánchez del Olmo, Sánchez-Colmenar, Sánchez-Cuevas, Sánchez-Hernández- Sánchez-Marín, Sánchez-Montero, Sánchez-Pérez y Simón.

Cáceres

AbadíaChamorro, Martín-Pacheco
Aldeanueva del CaminoRegidor de Lomo
AlmoharínGil
ArroyomolinosSimón 2
BrozasSierra
CabezabellosaBelloso y Talaván
Casar de CáceresQuinteros
CeclavínMontes y Pozas
CoriaGonzález-Amigo
GarrovillasRodríguez-Cano
HervásBecedas, Castro, Gómez del Castillo, Gómez del Castillo 1, Simón 1 y Tostado
La GargantaBarrios, De Frías, Marín, Moreno 2 y Torres
La OlivaGutiérrez
MontehermosoGonzález de Montehermoso
NavaconcejoMediante
PlasenciaLuengo
Torre de San MiguelCastro
TrujilloPuerto
ValdeobispoIglesia
Zarza de GranadillaSánchez-Canchal
Zarza la MayorGuardado

Ávila

Aldeanueva de la CruzJiménez
AldeahuelaGarcía de la Aldehuela
Bonilla de la SierraDe la Fuente
Cabezas de BonillaSerrano
HoyorredondoDíaz
La HerguijuelaGarcía-Cañas
Solana de ÁvilaMuñoz de la Solana
MuñopepeMartín de Elena
San Bartolomé de CornejaGómez de San Bartolomé de Corneja
ZapardielAntonio

Salamanca

BéjarSánchez de Béjar
CandelarioGarcía-Florentino
CantagalloGallego, López, Majadas, Martín de Cantagallo y Muñoz-Cantagallo
CepedaSánchez de Cepeda
Colmenar de MontemayorSánchez-Herrero
El CerroSánchez de Salvador
Fuenterroble de SalvatierraGómez de Fuenterroble y Gómez de Fuenterroble 1
FresnedosoSánchez de Fresnedoso
Guijo de ÁvilaBenito 1
Herguijuela de la SierraDíez
La AlbercaÁlvarez y Martín de la Alberca
La HoyaMartín-Carretero
LumbralesBenito
Montemayor del RíoBlázquez, Durán y González de Montemayor del Río
MozárbezMontero
Palomares de BéjarHernández
Pedrosillo de los AiresMateos
PeñacaballeraGuijo y Nieto
PeromingoSánchez de Peromingo
Puerto de BéjarHarguindey, Martín-Cebriano y Miña
Puente del CongostoReveriego
San Esteban de la SierraGarcía de San Esteban de la Sierra y Rozas
San MedelGarcía de San Medel
Santibáñez de la SierraDe Olivas
SequerosMansilla
SorihuelaMartín de Sorihuela y Moreno 1
ValbuenaLen
Valverde de ValdelacasaSolla
ValeroDe la Mata

Otras procedencias

AlcoyPayá
Azuara (Zaragoza)Royo
Barxa (Orense)Diéguez
Carrapichana (Portugal)Rodríguez de Portugal
Cuéllar (Segovia)Rodríguez de Cuéllar
Fuentesaúco (Zamora)Vázquez
Guarrate (Zamora)Vadillo
La Rebollada (Asturias)González de la Rebollada
Mérida (Badajoz)Moreno
Santiago de Requias (Orense)Fernández
San Ciprián (Lugo)Guerreiro
San Jorge de Sacos (Pontevedra)Castelani
San Román (Toledo)Esteban de Tevar
San Lorenzo de Salcidos (Guarda, Pontevedra)Portela

Orden cronológico de aparición de los apellidos en Baños de Montemayor

Siglo XVI

Bajo, Bajo 1, Belloso, Campo, De la Renta, De Lomo, De Lomo 1, De Oviedo, Domínguez, Esteban, Flores, García (García de Aguilar-García de Santos), García-Florentino, Hernández-Sevillano, Martín de la Torre, Martín del Abrigo, Martín-Berrozano, Martín-Colmenar, Martín-Regidor, Muñoz-Herrero, Regidor-Perlaico, Rico, Romero, Sánchez-Colmenar.

Siglo XVII

Álvarez, Barrio, Barroso, De Lomo 2, Del Vado, García-Bajo, García-Ramos, Gil-Labrador, Gómez, Gómez 1, González, González de Dios, González de la Torre, González de Montehermoso, González-Rey, Gunilla, Hernández de Dios, Hernández de Mateo, Hernández del Chorrillo, Hernández-García, López, Mandado, Martín, Martín-Cebriano, Martín-Pacheco, Regidor, Regidor de Lomo, Regidor-Flores, Regidor-Mayo, Sánchez, Sánchez del Olmo, Sánchez-Colmenar 1, Sánchez-Cuevas, Sánchez-Hernández, Sánchez-Herrero, Sánchez-Marín, Sánchez-Montero, Sánchez-Pérez, Simón, Tostado.

Siglo XVIII

Alindado, Benito 1, De Frías, De Olivas, García-Prieto, Gómez de Fuenterroble, Gómez del Castillo, Gómez del Castillo 1, González-Amigo, Guardado, Guijo, Iglesia, Iglesia-Muñoz, Majadas, Mansilla, Marín, Martín de Elena, Martín de Sorihuela, Martín-Carretero, Miña, Muñoz-Cantagallo, Puerto, Quinteros, Reveriego, Rodríguez-Cano, Sánchez de Cepeda, Sánchez de Fresnedoso, Sánchez de la Iglesia, Sánchez de Salvador, Sánchez-Canchal.

Siglo XIX (primera mitad)

Becedas, Blázquez, Durán, García-Cañas, Gómez de Fuenterroble 1, González de la Rebollada, González de Montemayor del Río, Mediante, Muñoz de La Solana de Ávila, Pozas, Rodríguez de Cuéllar, Rodríguez de Portugal, Sánchez de Béjar, Serrano, Simón de Arroyomolinos de la Vera, Solla.

Siglo XIX (segunda mitad)

Antonio, Benito, Castelani, Castro, De la Fuente, De la Mata, Díaz, Fernández, Gallego, García de la Aldehuela, García de San Medel, Gil, González de San Bartolomé, Guerreiro, Gutiérrez, Harguindey, Jiménez, Martín de Cantagallo, Martín de La Alberca, Montero, Montes, Nieto, Payá, Royo, Sánchez de Peromingo, Sierra, Simón de Hervás, Torres, Vázquez.

Siglo XX

Castro 1, Chamorro, Diéguez, Díez, Esteban de Tevar, García de San Esteban de la Sierra, Hernández, Len, Luengo, Mateos, Moreno 2, Portela, Rozas, Talaván, Vadillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑