La escuela de Baños de Montemayor desde 1932 en adelante

Después de varios años de esfuerzo continuo por parte de las autoridades locales para la construcción de unas escuelas que empieza en las primeras décadas del siglo XX, se tiene confirmación de la construcción de las mismas en 1927. Después de los pormenores que sufrió la construcción de las escuelas graduadas, se produce en 1932 su inauguración, que se hizo en dos fases:

La primera celebrada el 20 de enero y en la que participaron los niños y niñas de las escuelas junto a los maestros, maestras y personas invitadas. Desde el local antiguo de las escuelas situado en la Plaza Pizarro, salieron todos los presentes en ordenada manifestación hacia las nuevas escuelas graduadas. Allí dio un pequeño discurso el profesor don Eladio Castillo, que estaba en prácticas en este pueblo, luego habló el sacerdote de santa Catalina don Gabriel González, que hizo un resumen de las distintas gestiones que se hicieron desde 1923 a 1930 para conseguir por fin construir las escuelas graduadas. Y por último habló don Victoriano Mandado aludiendo a la idea de seguir sacrificándose por la enseñanza en Baños de Montemayor.

La segunda fase fue otra inauguración que se celebró el 18 de marzo de 1932.

A las once de la mañana se concentraron en el ayuntamiento todas las autoridades, niños, maestros y demás vecinos. Fueron en comitiva desde allí hasta el nuevo edificio, yendo en cabeza las dos escuelas con sus maestros y banderas. Se hizo una visita al edificio donde se resaltaba por parte de las autoridades presentes la excelencia del espacio con mucha luz y ventilación y el excelente y abundante material escolar.

Se improvisó una tribuna en una de las escalinatas de entrada y desde ella el alcalde Juan Gallardo Mora, dirigió la palabra al numeroso público para saludar y agradecer a los visitantes su asistencia al acto.

El secretario Domingo Regidor, leyó las adhesiones al acto recibidas por parte del ministro de Instrucción Pública, el director general de Primera Enseñanza, don Juvenal de Vega, inspector jefe de Primera Enseñanza don León Leal, etc. Seguidamente la directora de la escuela de niñas doña Victoria Cruz Arévalo leyó unas cuartillas y a continuación lo hizo don Victoriano Mandado, rindiendo tributo al maestro Eugenio Redondo, a quien enseñó sus primeras letras, por lo que se pidió un minuto de silencio. Luego hablaron don Marcelino Cajigal y Valdés. Terminando los discursos el inspector de Primera Enseñanza, don Antonio de la Cámara.

Se dio fin al acto de la inauguración cantando los niños de las dos escuela un himno. Desde las escuelas se trasladaron las autoridades, maestros e invitados al Hotel Eloy, donde se sirvió un espléndido banquete.

Fotografías de la segunda inauguración de las escuelas graduadas

Una vez inauguradas oficialmente las escuelas, se empezaron a usar sus clases en el mes de abril, poco antes de las vacaciones de verano.

En 1932 ya en las nuevas escuelas graduadas están como maestros nacionales: Victoriano Mandado, Eladio Castillo (prácticas), Victoria Cruz y Vicenta Aguilar. Doña Rosalía se encargaba de los párvulos, (siendo sustituida posteriormente por Encarnación Mandado). En 1934 aparecen como maestros Eleuterio González y Elena Martín González, matrimonio, sustituyendo ella a doña Sol. 

En 1936 son maestros Tomas Rey y Carlos Manzano, y sigue doña Rosalía. En ese año se llama a filas al primero. En la guerra civil se repartieron los niños y niñas de los distintos grados de las escuelas, ya que esta se usó para hospital. Los trasladaron al balneario y casas particulares. Al balneario se llevó la escuela del grado de mayores durante los años 1936 y 1937. 

En 1938 siguen estando como maestras Victoria Cruz Arévalo (estuvo hasta el año 1955) y Vicenta Aguilar Calvo. El maestro Eleuterio González González tuvo que cesar en su cargo en 1940.

Después de la guerra, continúan como maestros don Carlos Manzano y don Arcadio sustituye a don Eleuterio González, y también están Manuel Jiménez Jiménez y Ángel de Paz. 

En un curioso reportaje periodístico de junio de 1946 se comenta que en Baños se celebró en la iglesia de santa María durante la fiesta del Corpus Christi, un acto de acción de gracias en virtud del éxito logrado en los exámenes del fin de curso en la carrera de la Escuela del Magisterio (llamada Santa Teresa de Jesús) de Cáceres, poniendo en relieve las buenas dotes pedagógicas de su profesora, la maestra de las escuelas graduadas doña Vicenta Aguilar Calvo.  Las mujeres que aprobaron los exámenes fueron: Milagros Guardado, Conchi Payá, Encarna Becedas, María Jesús García de la Fuente, Milagros González, Ángeles Payá y Flora González. Al terminar el acto se obsequió a los invitados con un espléndido lunch, servido en el Hotel Eloy siendo el dueño en esos momentos Teodoro Becedas.

 En 1951 está en Baños como maestro don Fermín Chamorro Chorro y sigue de maestra doña Victoria Cruz. Otros maestros que aparecen censados en Baños: Pedro Gallardo Rebollo, Ángeles Payá, Aurora Tapia Hernández, y José Ramos Pérez.

Normativa

La llegada de la Ley de Educación Primaria de 1945 supone un cambio importante respecto a la situación anterior, aunque lo cierto es que las materias complementarias establecidas por esta ley no tienen ni la misma importancia ni el mismo horario de dedicación que el resto. Se destaca en ella, la declaración de la Educación Primaria como obligatoria y gratuita, comprendiendo desde los 6 a los 10 años, ampliándose hasta los 14 en 1964. Se mantenía la separación de sexos en las aulas. Establece los derechos y deberes de los maestros, determina su formación y el sistema de oposiciones para su ingreso en el «Cuerpo del Magisterio Nacional».

Con la L.G.E. de 1970 se produce un cambio muy significativo en los aspectos curriculares. No sólo se incide en la importancia de las materias instrumentales y, especialmente, de las distintas formas de expresión, sino que se incorporan a la primaria nuevas áreas casi desconocidas hasta entonces. Se pretende, además, cambiar el enfoque de las materias tradicionales, como las matemáticas y la lengua, se empieza a hablar de áreas de enseñanza y se proponen principios como la globalización y la interdisciplinariedad.

Con la L.O.G.S.E. de 1990 no hay grandes modificaciones en cuanto a las materias en la primaria, si bien se introduce el idioma extranjero a partir del 2° ciclo y se ratifica la lengua propia de la Comunidad Autónoma, que ya había sido incluida con anterioridad. (la ley del 70 afirmaba el derecho al estudio de la lengua vernácula y la reforma de 1975 volvió a incidir en ello, pero sólo se garantizará plenamente la enseñanza en la lengua propia tras la Constitución)

Material educativo utilizado en distintas épocas

Escuela Hogar

Casi un siglo después de la puesta en vigor de la conocida como Ley Moyano (1857) la educación española aún no había logrado frenar los altos índices de analfabetismo y la educación básica no terminaba de llegar a todos los colectivos, incluyendo a aquellos niños y niñas que residían en pequeñas poblaciones sin centro educativo y con dificultades de transporte a centros urbanos, así como a los que se encontraban ultra diseminados por diferentes territorios, pues habitaban en lugares como cortijos y caseríos.

La primera referencia legislativa en relación a las escuelas hogar se recoge en la Ley de Educación Primaria de 1945 incluyéndolas dentro del régimen de escuelas especiales. Pero a pesar de esta primera iniciativa legal, no será hasta el año 1965 cuando por Real Decreto 2240/1965 se regule la creación de estas escuelas hogar y la designación de su personal.

En el artículo primero del Decreto 2240/1965 se establecía que «las escuelas hogar son centros de Enseñanza destinados a la educación en régimen de internado de niños residentes en zonas de población ultra diseminada, en las que la insuficiencia de censo escolar y la carencia de vías de comunicación impiden la creación de escuelas en el lugar de residencia del alumnado».

Las condiciones de estos centros debían de asemejarse todo lo posible a las del hogar a la vez que incluir todos los requisitos necesarios para la impartición de enseñanza de un centro de educación primaria. En su artículo sexto, se señala que cada escuela hogar tenía que tener las plazas de maestro precisas al número de alumnos internos, a razón de un maestro por cada veinte niños y treinta, como máximo.

La escuela hogar de Baños de Montemayor fue de las pioneras en la provincia de Cáceres, como así se constata en la Resolución de la Dirección General de Enseñanza Primaria de octubre de 1965 donde se convoca concurso para la adjudicación de ayudas para la educación en escuelas hogar de niños residentes en zonas de población muy disminuida para el curso 1965-1966. Entre las escuelas hogar creadas y organizadas por la Dirección General de Enseñanza Primaria se cita a la de Baños de Montemayor como la única existente en la provincia de Cáceres.

Según una vecina de Baños que aparece en la fotografía, es el día de la inauguración de la escuela hogar

Estas ayudas eran de 13.700 pesetas que cubrían la totalidad de los gastos de permanencia del alumno en la escuela hogar en régimen de internado durante el curso escolar (274 días). Estaban destinadas exclusivamente a los niños de seis a catorce años de edad, residentes en zonas de población diseminada en las que la insuficiencia de censo no permite la creación de escuela ni tampoco existe escuela concentrada dotada de servicio de transporte y comedor.

La escuela hogar de Baños de Montemayor estaba ubicada en la planta baja de las escuelas graduadas, donde se crearon habitaciones y una cocina. Algunos de los directores que tuvo la escuela hogar en Baños fueron don Santos, doña Felisa y doña Purificación Sánchez Buenadicha entre otros.

Con el paso de los años y debido a la migración de la población rural hacía los núcleos urbanos fueron poco a poco desapareciendo y a mediados de los ochenta fueron sustituidas por otro tipo de centros. Aunque en la actualidad son pocas las escuelas hogar en activo en Extremadura, no podemos olvidarnos de la gran transcendencia que su creación tuvo durante algunas décadas, pues sin ellas un gran número de población infantil habría quedado sin alfabetizar.

Resolución de 1965 donde aparece la escuela hogar de Baños de Montemayor

Colonia Escolar

El origen de los llamados campamentos de verano, o colonias escolares como se llamaban entonces, se remonta a finales del siglo XIX. La conocida Institución de Libre Enseñanza, organizadora de tales eventos, los denominaba programas del verano, o programas educativos no académicos. Su preocupación primordial era el mejoramiento de la salud y las costumbres higiénicas del alumnado español.

Una de las maestras que más preocupación tuvo por la educación de las niños y niñas de Baños de Montemayor, fue Adela Revilla, maestra ilustrada, que concedió una gran importancia a las colonias de vacaciones a las que denominaba «instituciones de higiene preventiva» en favor de los niños y niñas débiles que asistían con objeto de proteger su salud comprometida.

«Llevar la escuela al campo«, así lo explicaba en un artículo periodístico en junio de 1930. Inspirada en Rousseau, siempre concedió una gran importancia al aire puro, a la vida sana y a la educación física. Estamos hablando de una reflexión donde ella decía que toda la fuerza de una “raza” estaba en que los niños y niñas se criaran sanos y fuertes, alegres, instruidos y buenos. Según sus propias palabras «son incalculables los beneficios obtenidos por los niños que en años sucesivos han asistido a las colonias, defendiendo la salida de los mismo al campo, al mar, a la montaña, en definitiva, una salida a la naturaleza donde se creará una futura generación fuerte y vigorosa«.

En dicho artículo se toma la libertad de hacer un llamamiento de atención a las autoridades, corporaciones y personas particulares para que organizaran el mayor número posible de colonias. Aunque por desgracia España no adquirió el desarrollo de otros países en la organización de las colonias escolares.

En agosto de 1930 se comunicó por parte del inspector provincial de sanidad, la composición de los grupos que formarían las colonias de Hervás y la Serrota. A la colonia de Hervás acudieron trece niños de Cáceres, cuatro de Baños de Montemayor, uno de Gata, tres de Hervás, uno de Abadía, uno de Cabezuela del Valle y uno de Gargantilla.

Se incluían en la colonia escolar a estos niños por haber celebrado sus pueblos la denominada “Fiesta de la Flor”. (Recaudación que se hacía a beneficio de la lucha contra la tuberculosis).

Las primeras noticias de las que se disponen de la organización de una colonia escolar en Baños de Montemayor, es de julio de 1959. Se instaló la colonia en las escuelas graduadas, siendo su director don José Ramos Pérez. Comprendía niños de los Grupos escolares “Suárez Somonte” de Almendralejo, “Vasco Núñez de Balboa” de Alburquerque y “San José” de Villafranca de los Barros en la provincia de Badajoz y niños de las Escuelas Nacionales de Cáceres, distribuidos discrecionalmente por la Inspección de Enseñanza Primaria.

Alumnos de las colonias y sus profesores

Colegios Rurales Agrupados (C.R.A.)

Y la historia del centro educativo de Baños de Montemayor volvió a cambiar en la década de los 90 cuando la Junta de Extremadura creó los llamados Colegios Rurales Agrupados (CRA) que son centros donde se imparten las áreas del conocimiento de Educación Infantil y Primaria en el entorno rural de determinadas zonas. En concreto, en el Valle del Ambroz se encuentra el CRA «Vía de la Plata», que engloba centros y alumnos de Aldeanueva del Camino, Segura de Toro, Gargantilla, Baños de Montemayor, La Garganta y Valdelamatanza. Según palabras de Belén Fernández Sánchez, directora del centro: «este CRA está formado por 26 profesores, de los que 13 son tutores y el resto itinerantes, es decir, que son los especialistas y los que se desplazan de municipio en municipio para dar sus clases de Educación Física, Música o Inglés, por ejemplo». Entre todos los centros suman un total de 150 alumnos.

La particularidad del CRA Vía de la Plata es que es un centro bilingüe y que además está adherido a la Red de Escuelas Promotoras de Salud, lo que implica que fomentan la alimentación saludable y el deporte.

Más cercano al tiempo, se habilitó una parte para guardería.

En cuanto a la estructura el colegio se mantiene intacto, salvo que algunas salas que se han reformado. La fachada ha cambiado su color, pero las puertas y las ventanas siguen siendo las mismas, están pintadas y mejoradas, pero conservan tal y como eran antiguamente.

Fotografías de la escuela en distintos años

Profesores

Otros maestros que han dado clases en la escuela de Baños de Montemayor, son: don Teófilo Galindo, doña Eva que empezó con los párvulos, doña Pepita, doña Angelita, doña Tere, doña Aurora, doña Consuelo Serrano, doña Milagros, don Carlos Manzano, Eloy del Monte y doña Luisa Regidor (ya nombrados en otra entrada anterior), don Fabián, don Celso Suárez, don Críspulo, don José Ramos, doña Mari, doña Mercedes Pulido, doña Ángeles Payá, doña Socorro, don Manuel Diego Jiménez, don Enrique, doña Pilar Pérez, don Juan Manuel López, doña Sofía, doña Azucena, don Luis, doña Juani Castellano, doña Marivi y doña Begoña Mandado.

Seguramente me faltará alguno más, pero estos que he puestos son los más conocidos.

Maestros de Baños de Montemayor

2 comentarios sobre “La escuela de Baños de Montemayor desde 1932 en adelante

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑