Vecinos ilustres de Baños de Montemayor (IV)

Eustaquio Becedas Regidor (1930-2021)

Vida

Nace en Baños de Montemayor el 8 de diciembre de 1930 a las 16,00 horas en la entonces calle de Termas nº 15, hijo de Teodoro Becedas Regidor (1886-1984) y Felicitas Regidor González (1893-1986). Fallece en agosto de 2021 en Cáceres.

Contrae matrimonio en la iglesia de santa Catalina de Baños en 1964 con María Candelas Galindo García. No tuvieron descendencia.

Sus primeros 19 años los pasó en Baños, yendo a la escuela y a la vez en el hotel Eloy se le encomendaba alguna tarea poco pesada. Realizó estudios de Bachillerato y Magisterio, pero decidió que no quería estudiar más por lo que su padre le metió pronto en la cocina del hotel.

Trayectoria profesional

Tachi” (como así le nombraban sus amistades), comenzó su formación profesional de cocina en el hotel Eloy, en Baños de Montemayor, propiedad de su familia, por lo que su primer maestro fue su padre, un cocinero de formación española y francesa, esta última aprendida durante varios años en Burdeos.

Con los años aprendió a apreciar su calidad de cocinero y lo que era capaz de hacer con los escasos medios con lo que contaba. Tuvo buena fama en la comarca extremeña pero no fue hasta su salida de Baños en 1950 a Madrid, con apenas 20 años, cuando empezó a descubrir y descubrirse su calidad como cocinero.

El primer trabajo lo tuvo en el restaurante Baviera como aprendiz de cocina, más tarde en el hotel Ritz de la capital de España, en el que completó su trayectoria alternándola con los hoteles Continental de San Sebastián, Ritz de París y Gran Spa de Brístol (Inglaterra), para practicar al mismo tiempo los idiomas francés e inglés y sin dejar de pertenecer a la plantilla del Ritz, en el que llegó a ser jefe de Cocina.

Fotografía que conmemora la imposición de oro por sus 25 años trabajados en el hotel Ritz

En una entrevista que concedió a El Periódico Extremadura destacó que su trayectoria como cocinero le había permitido innumerables satisfacciones, pero sobre todo la de haber podido llevar la cocina regional española a un considerable número de países en más de 25 ocasiones, con cenas que se ofrecían en Gran Bretaña, Holanda, Estados Unidos, Arabia Saudí, Singapur etc.

Fotografías de su paso por Hong Konk, Gran Bretaña, y Bangkonk

Entre otras muchas menciones obtuvo el premio Nacional de Gastronomía al Jefe de Cocina en 1985.

Eustaquio Becedas se jubiló en 1991 por voluntad propia, pero su aportación para la formación de la Asociación de Cocineros y Reposteros de Extremadura, de la que fue presidente durante seis años, fue decisiva. Fue su presidente de honor hasta que falleció.

Obra

Como colofón a toda una vida entre fogones escribió un maravilloso libro Apuntes y recetas de un cocinero, obra indispensable para conocer el trabajo y las vivencias de uno de los referentes de la gastronomía regional, siendo un “clásico” en la elaboración y presentación de los platos, y el cocinero más importante que ha dado hasta la fecha Extremadura.

El libro es un compendio de los artículos y recetas que durante casi cuatro años escribió semanalmente para el diario “Hoy”. Estos artículos fueron fruto de una gran parte de una vida dedicada a la cocina, anécdotas y curiosidades ocurridas en los fogones del Ritz, casa en la que estuvo oficialmente cuarenta años y en otros sitios en los que también pudo ejercer su profesión.

Portada, interior y contraportada de su libro

Recoge, el libro, 50 recetas para casi todos los gustos: desde una tortilla española o una paella, pasando por una caldereta de bogavante al estilo Menorca, a una parrillada de codornices “al perico”, sin olvidar obviamente los postres.

 El autor manifestó su ilusión por la publicación del libro, aunque también dijo sentirse algo «abrumado», ya que nunca tuvo intención de escribir un libro y fueron otras personas quienes le animaron.

Eustaquio Becedas fue toda una institución entre los cocineros cacereños y de la región. Muestra de ello fueron los numerosos reconocimientos recibidos, entre ellos el Caldero Gastronómico, concedido en 2007, un premio a una trayectoria que empezó a los 15 años.

La decoración en los platos que cocinaba fue una de sus características principales, amén del exquisito sabor que por su buen hacer destilaba cualquier plato que él elaboraba.

Tachi decía que para cocinar bien “hay que tener, sobre todo, imaginación y gusto por lo que se elabora”.  Su plato favorito era el bacalao con patatas a la importancia y era feliz con un buen pincho de tortilla o una piriñaca de tomates al uso.

Un comentario sobre “Vecinos ilustres de Baños de Montemayor (IV)

Agrega el tuyo

  1. Eustaquio Becedas. Fue un placer conocerle, con grandes valores; una gran persona y como profesional solo hay que leer tu fantástico curriculum. Un abrazo desde aquí, amigo Tachi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑